Cuando lo que Dios hace no tiene sentido

Muchos creyentes, atraviesan durante sus vida por diferentes circunstancias, en las que pareciera que lo que Dios hace no tienen ningún sentido, lo cual muchas veces hace flaquear su fe. Por ello es muy importante tocar este aspecto de la fe cristiana. Muchos cristianos hemos escuchado la primera de las cuatro leyes espirituales “Dios le ama y tiene un plan maravilloso para su vida” que están relacionados con estas citas bíblicas:

1- El amor de Dios

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16)

2- El propósito de Dios

(Cristo afirma) “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Una vida completa y con propósito). (Juan 10:10)

Es cierto que Dios nos ama y tiene un plan maravilloso para nuestras vidas, sin embargo, no siempre como creyentes vamos a comprender y aprobar ese “plan maravilloso”, tenemos muchos ejemplos en la biblia del significado de este plan maravilloso, para el profeta Jeremías, significó ser arrojado en una cisterna y para otros personajes significó la ejecución. Sin embargo, debemos tener en cuenta, que aún en las peores circunstancias, el plan de Dios es maravilloso. Reflexionemos en las siguientes citas bíblicas:

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. (Romanos 8:28)

Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. (Romanos 8:38-39)

No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. (Isaías 41:10)

En estos pasajes de las biblia podemos ver, que Dios está al control de nuestras vidas y que todas las circunstancias por las que pasamos tienen un propósito en nuestras vidas, también que nos ama profundamente y que está siempre con nosotros por más terrible que sea lo que estamos pasando.

Es importante recordar, que no siempre vamos a comprender lo que Dios hace y como el sufrimiento y las desilusiones por las cuáles pasamos son parte de su plan. En algún momento de nuestras vidas nos encontraremos en una situación que nos hará pensar que Dios ha perdido en control o el interés de los que está sucediendo. Debemos tener presente en esos momentos que lo que pensamos es una ilusión y que esa confusión puede hacer trizas nuestra fe.

El factor clave, cuando nos encontramos en estas circunstancias son nuestras expectativas. Muchos esperamos que Dios actúe de cierta forma y en un momento específico, pero Dios en su soberanía sabe cuál es el momento y la forma perfecta y sus tiempos son diferentes a los de nosotros. Los seres humanos en esta vida tan agitada estamos acostumbrados a todo instantáneo y rápido. Y no es que Dios no quiera ayudarnos en esos momentos extremadamente difíciles, lo que sucede es que muchas veces aún no es el momento y no significa que no nos escuche.

Ahora veremos con detalle ciertos aspectos de la historia bíblica de Job, que debemos tener en cuenta, cuando nos enfrentemos  a momentos y circunstancias difíciles de nuestra vida.

Aunque Job no había hecho nada malo y era temeroso de Dios en poco tiempo lo perdió todo: sus hijos, su riqueza, sus criados, su reputación y sus amigos. A pesar de ellos, Job “postrándose en tierra, adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. El Señor dio, y el Señor quitó; bendito sea el nombre del Señor” (Job 1:20-21).

Luego, Satanás con el permiso de Dios afligió a Job físicamente. Fue herido “con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza” (Job 2:7). La esposa de Job provocó a Job para que maldijera a Dios y se muriera, Job le contestó: “Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos”. Y después la Biblia dice que “en todo esto no pecó Job con sus labios” (Job 2:10). Pero lo más increíble de Job es que ni siquiera la muerte podía flaquear su profunda confianza en Dios, mientras proclamaba: “Aunque él me mataré, en él esperaré” (Job 13:15).

Pero, llegó un momento en el que Job cayó en profunda desesperación., lo cual surgió de su incapacidad para encontrar a Dios. Pasó un periodo en que él no sentía la presencia de Dios, la presencia del Todopoderoso estaba oculta de sus ojos. Pero lo más importante de todo fue que Dios no le hablaba. Job expresó su enorme angustia con las siguientes palabras: hablaré con amargura; porque es más grave mi llaga que mi gemido. ¡Quien me diera el saber dónde hallar a Dios! Yo iría hasta su silla. Expondría mi causa delante de él, Y llenaría mi boca de argumentos. Yo sabría lo que él me respondiese, Y entendería lo que me dijera. ¿Contendería conmigo con grandeza de fuerza? No; antes él me atendería. Allí el justo razonaría con él; Y yo escaparía para siempre de mi juez. He aquí yo iré al oriente, y no lo hallaré; Y al occidente, y no lo percibiré; Si muestra su poder al norte, yo no lo veré; Al sur se esconderá, y no lo veré. (Job 23:2-9).

Pero no solo Job tuvo incapacidad de encontrar a Dios, el rey David, también pasó por una experiencia similar que se ve reflejada en el siguiente pasaje Bíblico: “¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?” (Salmo 13:1) y finalmente Jesús también relata la misma experiencia en sus últimos momentos en la cruz.

Estos ejemplos bíblicos, nos ayudan a comprender que la mayoría de los creyentes atravesamos por circunstancias en las cuales nuestra fe es puesta a prueba de fuego y esto se debe a que justamente la fe ocupa el primer lugar en la lista de prioridades de Dios, lo cual podemos ver en los siguientes pasajes bíblicos:

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. (Hebreos 11:1)

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe. (Hebreos 11:6-7)

En la biblia podemos ver que Dios siempre busca tengamos fe, porque es fundamental para relacionarnos con él. Lo que Dios quiere es que cultivemos nuestra confianza y dependencia en él.

Escrito por Rocío Maehara, basado en el libro: Cuando lo que Dios hace no tiene sentido del Dr. James Dobson

¡DIOS Te Bendice!

Si no has conocido a JESUCRISTO como SEÑOR y SALVACIÓN te invitamos a conocer el Plan de Salvación generacionporjesucristo.wordpress.com/plan-de-salvacion/

Contáctanos a través de los siguientes:

Acerca de Angel

Cristiano, Fundador/Director del ministerio Generación Unida por JESUCRISTO, Licenciado en Contabilidad, Aspirante a Compositor y Escritor
Esta entrada fue publicada en Cuando lo que DIOS Hace no tiene sentido, DIOS, Iglesia, Reflexiones, Vida Cristiana, Vida Espiritual y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuando lo que Dios hace no tiene sentido

  1. Pingback: Cuando lo que Dios hace no tiene sentido (Parte II) | Generación Unida por JESUCRISTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s