Cuando lo que Dios hace no tiene sentido III

1- Dios está presente e involucrado en nuestras vidas aunque parezca que no nos oye o que nos ha abandonado.

Los creyentes debemos tener la suficiente madurez espiritual para no dejarnos dominar por las emociones, porque son indignas de confianza, parciales y caprichosas. No podemos confiar en nuestros sentimientos y pasiones para dejarles gobernar nuestras vidas o evaluar el mundo que nos rodea. Por ello debemos ser muy cuidadosos  en cuanto aceptar lo que las emociones nos dicen acerca de Dios, porque puede que nos estemos dejando influenciar por un estado de ánimo momentáneo. Es importante recordar cuando nos encontremos en momentos extremadamente difíciles que el silencio de Dios, o su aparente inactividad, no significa que existe una falta de interés de su parte. La palabra de Dios es más digna de confianza que nuestras horripilantes emociones. El Señor siempre está obrando de manera especial, incluso cuando nuestras oraciones parecen no estar siendo oídas.

En el capítulo 24 de Lucas podemos ver que los discípulos estaban tristes y muy confundidos con lo que había sucedido, no entendían el significado de todo el tiempo que habían compartido con Jesús, ya que ellos esperaban que Jesús viniera a redimir Israel y ahora todas sus esperanzas se habían ido junto con su maestro en la cruz. Pero lo que ellos no se habían dado cuenta, era que Jesús estaba caminando con ellos en ese mismo instante y que estaban a punto de oír las noticias más maravillosas que jamás habían oído. No obstante, en ese momento todo lo que ellos vieron fueron hechos que no podían armonizar.

2- El tiempo en que Dios actúa es perfecto, aun cuando parezca estar desastrosamente atrasado.

En estos tiempos estamos acostumbrados a tener la solución inmediata a cada uno de nuestros problemas, por ejemplo si nos duele la cabeza, nos vamos a la farmacia y compramos un analgésico,  si tenemos sueño vamos por un café instantáneo en una máquina dispensadora y así podríamos mencionar muchísimos ejemplos. Pero lo que deberíamos tener en cuenta, es que Dios no está apurado y  puede ser angustiantemente lento, a nuestro modo de ver, para resolver los problemas que para nosotros son extremadamente urgentes. Debemos recordar esto y no caer en la desesperación de perder la confianza en Dios o de querer buscar ayuda en algún otro.

Antes de perder la esperanza recordemos el capítulo 11 del libro de Juan, donde se nos relata la historia de la muerte de Lázaro. Jesús amaba a Marta, María y su hermano Lázaro. Era razonable que ellos esperaran ciertos favores de Jesús, especialmente si sus vidas peligraran. Cuando Lázaro enfermó sus hermanas enviaron una nota urgente a Jesús, en la cual decían: “Señor  he aquí el que amas está enfermo”, sin embargo ellas esperaron, observando el camino por el cual debía aparecer Jesús, pero él no llegó. Luego pasaron los días Lázaro empeoró y murió. Imagínese lo que debe haber pasado por la cabeza de las hermanas de Lázaro, ellas deben haber pensado que Jesús andaba por ahí sanando personas que no eran tan cercanas a él, mientras Lázaro estaba muy enfermo o que tal vez no le importaba lo que estaba sucediendo. Pero Jesús apareció cuatro días después, cuando parecía que era demasiado tarde y las palabras de María fueron muy respetuosas. Le dijo: “Señor si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto” (Juan 11:21). Estaba llorando mientras hablaba, y el Señor “se estremeció en espíritu y se conmovió” (v.33).

Entonces, Jesús realizó uno de sus milagros más dramáticos, llamando a Lázaro para que saliera de la tumba. Como podemos ver, el Maestro no estaba realmente atrasado. Sólo parecía estarlo. Llegó en el momento preciso, que era necesario para cumplir con los propósitos de Dios, tal y como siempre lo hace.

Muchas veces el Señor actúa después de que hemos llorado, nos hemos preocupado y hemos ido de un lado a otro, luego que hemos pasado por la terrible experiencia de recibir los resultados de un examen médico, o de inquietarnos por distintos contratiempos en los negocios. Si Dios hubiera llegado a tiempo, habríamos podido evitar mucho del estrés que experimentamos en su ausencia. Sin embargo, es muy importante que nos demos cuenta que el Señor nunca llega tarde. Sencillamente, el horario en que él actúa es diferente del nuestro. ¡Y Suele ser más lento!

¡Dejemos que Dios sea Dios!. Él no tiene que justificarse ante el hombre. Podemos decir con confianza que aunque sus propósitos y sus planes son muy diferentes de los nuestros, Él es infinitamente justo y el tiempo en que él actúa es siempre perfecto. Él interviene en el momento preciso para nuestro mayor bien. Antes que escuchemos su voz, sería muy sabio de nuestra parte que no nos excitemos.

3- Sus brazos son muy cortos para luchar con Dios. ¡No trate de hacerlo!

Nuestras capacidades intelectuales son muy deficientes para que vayamos a poder discutir con nuestro Creador. Job trató de interrogar a Dios, y como respuesta le fue dada una enfática lección de historia. Preste atención a la siguiente cita bíblica:

¿Quién es ése que oscurece el consejo Con palabras sin sabiduría? Ahora ciñe como varón tus lomos; Yo te preguntaré, y tú me contestarás. ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular, Cuando alababan todas las estrellas del alba,
Y se regocijaban todos los hijos de Dios? (Job 38:2-7)

Dios continuó ese discurso hasta que Job comenzó a pensar de una manera correcta y entonces el Señor agregó las siguientes palabras:

“¿Es sabiduría contender con el Omnipotente? El que disputa con Dios responda a esto” (Job 40:2). Job comprendió lo que Dios le había dicho y respondió: “He aquí yo soy vil; ¿qué te responderé? Mi mano pongo sobre mi boca. Una vez hablé, más no responderé; aun dos veces, mas no volveré a hablar” (Job 40:4-5).

Muchas veces no vamos a llegar a entender el motivo por el cual Dios no atendió a nuestras súplicas, en esos momentos debemos dejar de angustiarnos y cuestionar a Dios y archivar nuestro caso en el área “Cosas que no entiendo”. En esas situaciones, debemos estar agradecidos porque Dios hace lo que es mejor para nosotros, contradiga o no nuestros deseos.

Recuerde que Dios nos ama profundamente y como nuestro Padre infinitamente amoroso muchas veces dice “no” a las exigencias de sus hijos y aunque nosotros no entendamos debemos aceptar su voluntad.

Cuando estemos pasando por experiencias terribles manténgase firme en su fe, recuerde que sin fe no podemos agradar a Dios y guarde sus preguntas para el momento cuando podrá tener una larga conversación con el Señor en el otro lado, y después prosiga hacia la meta. Cualquier otro modo de actuar sería imprudente, porque nuestros brazos son muy cortos para luchar con Dios.

Escrito por Rocío Maehara, basado en el libro: Cuando lo que Dios hace no tiene sentido del Dr. James Dobson

¡DIOS Te Bendice!

Si no has conocido a JESUCRISTO como SEÑOR y SALVACIÓN te invitamos a conocer el Plan de Salvación generacionporjesucristo.wordpress.com/plan-de-salvacion/

Contáctanos a través de los siguientes:

Acerca de Angel

Cristiano, Fundador/Director del ministerio Generación Unida por JESUCRISTO, Licenciado en Contabilidad, Aspirante a Compositor y Escritor
Esta entrada fue publicada en Cuando lo que DIOS Hace no tiene sentido, DIOS, Iglesia, Reflexiones, Vida Cristiana, Vida Espiritual y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cuando lo que Dios hace no tiene sentido III

  1. ivonne castro sanchez dijo:

    Hermanos Gracias por esta publicacion, de verdad que paso por una situacion muy dificil en mi vida, no sabia lo que hacer, pero Gracias a ella, Esperare en Dios, Bendiciones

    • Angel dijo:

      Amén Ivonne, damos Gloria a DIOS porque este mensaje ha sido de Bendición a tu vida.

      Recuerda que en todo tiempo DIOS Está En Control, Confía en ÉL!

      Bendiciones!

  2. Pingback: Cuando lo que Dios hace no tiene sentido (4) | Generación Unida por JESUCRISTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s