PARÁSITOS INTESTINALES: Huéspedes no deseados

 

ParasitosEl parasitismo es un proceso por el cual una especie (parásito) amplía su capacidad de supervivencia utilizando a otras especies (hospedador) para que cubran sus necesidades básicas como: nutrición, propagación y ventajas en su reproducción.1

El ser humano se encuentra expuesto a sufrir infección parasitaria, cuya localización (cerebro, ojo, piel, pelo, corazón, pulmones, intestinos, hígado, vejiga, genitales, entre otros) dependerá del organismo parásito y será más o menos grave dependiendo el estado general del huésped y virulencia del parásito.

Las enfermedades parasitarias se han convertido en un asunto de particular interés sanitario, no solo por el incremento de número de casos de enfermedad por parásitos, sino porque muchas de las patologías de las que aun no se conocen las causas, podrían estar provocadas por distintas especies de protozoos, gusanos o artrópodos que a menudo se instalan en nuestros cuerpos.

A continuación hablaremos de algunos de los organismos más comunes que parasitan el intestino humano, cual es la vía de ingreso y algunas recomendaciones para evitarlos.

Las enfermedades parasitarias intestinales constituyen un problema de salud pública en numerosos países; en todos los tiempos, el ser humano ha adquirido aproximadamente 300 especies de helmintos y 70 especies de protozoarios.1, 2

La población infantil es la más perjudicada debido a su inmadurez inmunológica, sin Intestinoembargo puede afectar a cualquier grupo etario. La mayoría de los parásitos intestinales ejercen su acción patógena desde el hábitat intestinal, aunque algunos de ellos pueden migrar y provocar daño en otros tejidos o cuadros sistémicos.2

Los parásitos intestinales más frecuentes son:

Giardia duodenalis

Parasitos 1Es un protozoo flagelado patógeno que parasita tracto digestivo de humanos y otros mamíferos, produciendo una patología denominada giardiasis. El ser humano se infecta por la ingestión de quistes que se encuentran en el agua y/o alimentos contaminados con restos fecales.

La giardiasis en algunos pacientes puede ser asintomática. Los casos que presentan síntomas incluyen: diarreas mucosas, sin restos de sangre, dolor abdominal, meteorismo (distención abdominal por la acumulación de gases en el intestino), anorexia, síndrome de mal absorción que se caracteriza por la aparición de heces grasas, nauseas, vómitos.

Generalmente los síntomas se resuelven después de tres o cuatro días por acción del sistema inmune del hospedador, sin embargo en los pacientes inmunodeficientes los síntomas pueden prolongarse durante años3. Existen tratamientos con drogas antiparasitarias que ayudan a tratar estas infecciones.

Cualquier persona puede infectarse con G. duodenalis, sin embargo tienen mayor riesgo:

  • Viajeros a centros donde la giardiasis es prevalente.
  • Personas que están en contacto con niños en guarderías.
  • Persona que se encuentra en contacto con una persona o animal que tiene la enfermedad.
  • Quienes beben agua de ríos o lagos sin tratamiento.

Diagnóstico

Desde el punto de vista clínico, debe realizarse diagnostico diferencial con duodenitis, síndromes diarreicos de otra etiología y afecciones que producen mal absorción.

Laboratorio: examen directo de materia fecal o líquido duodenal donde se identifican trofozoitos o quistes.

Prevención

La principal medida es hervir el agua para beber, una de las características de este parásito es su resistencia a la desinfección química por cloración.

Los trabajadores de guarderías infantiles o instituciones médicas deben hacer buen uso de técnicas higiénicas de lavado de manos cuando pasan de niño en niño o de un paciente a otro.

Lavar las frutas y verduras antes de comerlas. Personas cuyo trabajo incluya manipulación de alimentos, deben prestar especial atención en el lavado de manos.4

Ascaris lumbricoides

Parasito 2Áscaris lumbricoides es un nematodo parásito del intestino delgado, se puede encontrar en Latinoamerica, Africa y algunas zonas de Asia, la frecuencia de esta parasitosis dependerá de ciertas condiciones que favorezcan su desarrollo como sanidad deficiente y climas cálidos.

El hombre se infecta a través de la ingestión de huevos de A. lumbricoides que se encuentran presentes en el suelo contaminado, una vez consumidos, los huevos se incuban y liberan larvas dentro del intestino delgado. Al cabo de unos días, las larvas migran a través del torrente sanguíneo hasta los pulmones, allí penetran los alvéolos, pasan a los bronquios, tráquea y salen a la laringe para ser deglutidas y llevadas al intestino delgado donde se desarrollan y alcanzan el estado adulto para depositar huevos, que podemos ver en las heces y realizar el diagnostico4.

La fase de migración de la larva en los pulmones produce un proceso inflamatorio con exudado, tos, fiebre y eosinofilia (aumento de eosinofilos en sangre), cuadro denominado Síndrome de Loffler.

La presencia del parásito adulto en el intestino produce malestar general, diarrea, anemia y pérdida de peso. Cuando el número de lombrices adultas es exagerado, se producen complicaciones que pueden ser mortales como la perforación de la mucosa intestinal, apendicitis, oclusión intestinal y asfixia causada por regurgitación y vómito de los gusanos, ocluyendo la tráquea, las fosas nasales e incluso los bronquios.4

Diagnóstico

Se efectúa en el laboratorio por la identificación en heces de los huevos característicos del Parasito 3áscaris, en muchas ocasiones se puede observar la presencia de lombrices adultas en las heces, identificadas por el propio huésped.

Prevención

El mejoramiento de las condiciones sanitarias y de higiene reducirá el riesgo de infección. En las zonas donde es endémico este parasito, se realiza tratamiento profiláctico con desparasitantes.

Entamoeba histolytica

La amebiasis es una infección del intestino grueso causada por Entamoeba histolytica, que se puede encontrar en dos formas: como quistes o como trofozoítos, que son la forma infectante y patógena, respectivamente.5 Se trasmite por aguas contaminadas con heces o por vectores mecánicos como cucarachas y moscas que infectan los alimentos como verduras y frutas. La infección causa en el colon úlceras que comprometen rectosigmoides, ciego y en algunos casos, ileon. También se han descrito abscesos hepáticos. Los síntomas son diarrea disentérica (heces con moco y/o sangre), dolor abdominal y tenesmo.

Diagnóstico

Se lleva a cabo a través de examen parasitológico seriado de deposiciones, en donde se evidencian los quistes y/o trofozoitos. Las reacciones serológicas, como ELISA, IFI y hemaglutinación indirecta, se realizan para el diagnostico diferencial con Entamoeba dispar, otra especie que no es patógena.

En algunos casos, la colonoscopía y la rectoscopía ayudan a confirmar el diagnóstico, por la presencia de amebomas, erosiones y úlceras. La amebiasis extraintestinal se puede ver en piel e hígado (absceso hepático), que en los últimos años ha sido frecuente y que se caracteriza por cuadros febriles y dolor en el hipocondrio derecho, pulmón y, en casos aislados compromiso cerebral. 5

Prevención

La prevención de esta parasitosis es similar a las anteriores, incluyen hervir el agua, no usar cubos de hielo fuera de casa, no comer sin lavar intensamente ensaladas u otros vegetales crudos o frutas crudas con cáscara en zonas endémicas4.

Taenia saginata

Es un platelminto parásito cuyas formas adultas viven en las primeras porciones del Parasito 4intestino delgado del ser humano, donde alcanzan normalmente de 2 a 5 m y pueden llegar hasta los 10 m de longitud 5 debido a que se aloja un solo gusano adulto en el intestino del huésped que lo adquiere por consumo de carne mal cocida de ganado vacuno, que es el huésped intermediario y alojan los cisticercos (forma larvaria) en la musculatura del animal.

El periodo de incubación es de 2 a 3 meses, por lo general no causa síntomas importantes y el paciente puede albergar el parásito por varios años antes de presentar algún síntoma como: manifestaciones digestivas inespecíficas, hiporexia, cefalea, flatulencias, constipación o diarrea, manifestaciones nerviosas y reacciones alérgicas. Las complicaciones que se pueden presentar es por la migración de las proglótides (segmentos morfológicos en que se divide el cuerpo del parásito) hacia el útero, conductos biliares, apéndices y causan sintomatología según la localización.6

Diagnostico

Se hace por el hallazgo de proglótides o huevos* en deposiciones, también por determinación de coproantígenos mediante técnica ELISA.

Parasito 5Prevención

Evitar comer carne de res crudas o mal cocidas, lavar bien las manos después de ir al baño y antes de tocar o ingerir alimentos4.

Parasito 6

 

 

 

 

 

 

Taenia solium

Es un platelminto parásito, que al igual que T. saginata se le conoce como Lombriz solitaria Parasito 7ya que puede alojarse en el intestino delgado de los seres humanos y llegar a medir entre 3 a 4 metros de longitud. Su huésped intermediario es generalmente el cerdo, sin embargo la forma larvaria o cisticercosis puede afectar además del cerdo al hombre y a otros mamíferos como perros, siendo la cisticercosis humana causa frecuente de epilepsia y otros síntomas neurológicos que pueden ser mortales.6

T. solium puede parasitar al hombre a nivel intestinal o a nivel del sistema nervioso central y esto dependerá de la forma evolutiva del parásito con la que el hombre tenga contacto:

El gusano adulto (teniasis intestinal) se desarrolla luego de la ingesta de carne de cerdo mal cocida infectada con cisticercos, desarrollando sintomatología gastrointestinal genérica como: malestar abdominal, balonamiento, flatulencias y pérdida de peso.6

Cuando accidentalmente el ser humano incorpora los huevos embrionados del parásito, (ingestión de huevos del parásito emitidos con las heces de personas infestadas), desarrolla las formas larvales, convirtiéndose en hospedador intermediario, desarrollando cisticercosis, cuya sintomatología más común es su efecto en el sistema nervioso central como: constantes y fuertes dolores de cabeza, desorientación, y en casos graves convulsiones, parcial pérdida de la memoria y hasta la muerte.6

Parasito 8

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diagnostico

Se realiza a través de la observación de huevos* del parasito y/o proglotides en las heces del paciente afectado.

En el caso de cisticercosis puede requerir varios métodos de pruebas, se efectúa generalmente por exploración cerebral con métodos de resonancia magnética (MRI) o tomografía computarizada (TC).

Parasito 9

 

 

 

 

*Los huevos de T. Solium y T. saginata son idénticos, por cual su hallazgo solo permite reportar la presencia de “alguna” especie de Taenia, pero no permite ninguna diferenciación entre especies, mientras que la observación directa de los parásitos en muestras fecales y el examen de las ramificaciones uterinas de las proglótides grávidas, si nos permite realizar la identificación de especie, con el inconveniente de que la excreción de estos elementos parasitarios es intermitente.6, 7

Prevención

Como es de esperar, las medidas de control recomendadas inciden en la higiene personal y en la preparación de alimentos. Debe evitarse la ingesta de carne de cerdo poco cocida, lavarse las manos muy bien después de ir al baño, cambiar pañales y antes de manipular o servir alimentos. Lave y pele todas las frutas y legumbres crudas antes de comerlas. El agua para beber debe ser embotellada o hervida.

Es necesaria la producción tecnificada y control sanitario de cerdos, para evitar la coprofagia desparasitación, además de garantizar el registro y decomiso de animales infectados.4

Parasito 10

Enterobius vermicularis

Son parásitos intestinales, conocidos como Oxiuros, muy comunes en América y tiene una Parasito 11prevalencia en menores de 12 años. Su adquisición es a través de la ingestión de alimentos contaminados con huevos del parásito o al rascarse el ano (por el prurito que produce la puesta de los huevos en la zona perianal) y llevarse después las manos a la boca.8

El síntoma más destacado en esta parasitosis es el prurito anal lo cual puede ocasionar escoriaciones y dar origen a infección bacteriana secundaria. También puede haber alteraciones gastrointestinales, apendicitis. En las niñas pequeñas puede ocurrir que debido a una incorrecta higiene, (limpiarse desde la región perianal hasta la región genital) se origine salpingitis, vulvovaginitis, entre otras patologías que involucren esta area.9

Diagnóstico

Se realiza a través de técnica de la cinta adhesiva (cinta de Graham): consiste en recuperar huevos del parásito de la piel anal y perianal del paciente colocando una cinta adhesiva en esta área y llevándola al laboratorio, según especificaciones de su médico, esta recolección de muestra deberá hacerse por tres días consecutivos.

Parasito 12

 

 

 

 

 

 

 

 

Prevención

Las condiciones higiénicas en la cocina son fundamentales.

La buena higiene personal, el arreglo de las uñas, el lavado cuidadoso de la ropa, sabanas de pacientes infectados y su tratamiento inmediato son medidas que contribuyen al control de la parasitosis. Se debe realizar un tratamiento familiar de la persona positiva, ya que muy probable que al rascarse el área perianal contamine a su alrededor, como perillas de puertas, platos, entre otros.4, 9

Después de ver una pequeña muestra de la gran cantidad de parásitos que pueden afectar el intestino del hombre, encontramos que a pesar de sus diferencias en morfología y fisiopatología, tienen en común que pueden ser prevenidos. La mejor arma para esta prevención es la información, la cual debe ser norte de cada uno de los gobiernos de nuestros países, implementando campañas educativas, a través de los medios de comunicación masivos, en las escuelas, trabajos, así como también la ejecución de programas de vigilancia sanitaria y tratamientos profilácticos. Es nuestro compromiso con la sociedad y con cada uno de los integrantes de nuestra familia, cumplir con las normas generales de higiene, ya que tal y como vimos en la revisión anterior, la mayoría de las vías de trasmisión de parasitosis (entre otras patologías de otras etiologías) son adquiridas por irregularidades en la manipulación y consumo de los alimentos.

La prevención es la mejor medicina.

Referencias

1. Markel y Voge. Parasitología: Diagnóstico, Prevención y Tratamiento. Ed. Manual moderno, pag 33-34.

2. Luis Carlos Gil La Rotta. Actualización en parasitosis intestinales. MedWave revista Científica. Abril 2013.

3. Thompson RCA. Giardiasis as a re-emerging infectious disease and its zoonotic potential. Int J Parasitol. Pag 1260–1267.

4. Cristina Isabel Euliarte. Parasitosis Intestinales. Pronap 2012. Pag11 -25

5. Garcia LS. Diagnostic medical parasitology. 5th.ed. Washington 2007.

6. Kim CW. Helmints in meat. Food Microbiology fundamentals. Pag 449 -455.

7. Flisser A, Rodríguez-Canul R, Willingham III AL. Control of the taeniosis/cisticercosis complex. Julio 2006. Pag 283-292

8. Kucik CJ, Martin GL, Sortor BV. Common intestinal parasites. Am Fam Physician. 2004. Pag 69.

9. Mali BN, Joshi JV. Vaginal parasitosis. An inusual finding in routine cervical smears. Acta Cytol. Pag 31.

Escrito por Catherine Ramírez, M.T. ramirezlopezca@aol.com, Lic. Bioanálisis Universidad Central de Venezuela –American Medical Technologists Certified (AMT)

Conoce nuestro ministerio: generacionporjesucristo.wordpress.com/about

¡DIOS Te Bendice!

Acerca de Angel

Cristiano, Fundador/Director del ministerio Generación Unida por JESUCRISTO, Licenciado en Contabilidad, Aspirante a Compositor y Escritor
Esta entrada fue publicada en Salud & Nutrición, Sociedad y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s